MATANZA

La vuelta del trueque a La Matanza

La vuelta del trueque a La Matanza

La vuelta del trueque a La Matanza

Frente a los rumores, Diario NCO se acercó a la localidad de Rafael Castillo y charló con Alejandra Villaruel, coordinadora de uno de los predios donde se están realizando los intercambios. En este caso el local sede del “Truque”, se ubica en Grandville y Santa Rosa de esa populosa localidad.
El motivo era entender por qué razón la gente está eligiendo este sistema para ayudarse y llegar a fin de mes.

En Castillo se juntan entre quinientas y setecientas personas los días sábados”, comentó Villarruel. Por su parte, una de las participantes mencionó: “Creo que nadie quiere levantarse una mañana y decir ‘voy a llevar algo mío y cambiarlo por algo para comer’”. ¿Cambiemos o intercambiemos?

Por Alejandra Lajas
alejandralajas63@gmail.com

NCO: “¿Cómo comenzaron con el trueque?”

A.V: “Nosotros, viendo la necesidad que había por la situación económica que hoy en día estamos viviendo, que no alcanza, que no llegamos a fin de mes, vimos que en zonas como en Rafael Castillo, en Gregorio de Laferrere, en González Catán, en toda las zonas de La Matanza se empezaron a realizar los intercambios que, como te comenté, frente a la situación económica que se vive, nos pareció una alternativa para ayudar a la gente”.

NCO: “¿Cuáles son los productos que se intercambian?”

A.V: “Ropa por ejemplo. Esa ropa que ya no usan, la intercambian por un alimento. Un paquete de fideos, uno de arroz, uno de azúcar o también artículos de panadería, artesanía… artículos que la misma gente realiza, la expone para cambiarlas. Por ahí le ponen un precio, pero el intercambio es por un alimento”.

NCO: “Además de este lugar (predio), ¿dónde más se realizan los trueques?”

A.L: “A través de las redes sociales notamos que hay mucha gente que se junta en las plazas. Acá en Castillo se juntan entre quinientas y setecientas personas, los días sábados. Es algo increíble cómo ves tantas personas. Por eso nosotros también comenzamos a formar parte de esto, porque la mayoría somos cooperativistas y se nos hace muy difícil llegar a fin de mes”.

NCO: “¿Cuándo empezaron a realizar los intercambios?”

A.V: “Nosotros hace un mes. Empezamos en distintos lugares, primero en González Catán, Gregorio de Laferrere y Rafael Castillo y a medida que la gente se va acercando, tenemos pensado agregar un día más porque a veces llueve”

N.d.R. Los encuentros se están realizando los jueves en por la mañana.

NCO: ¿Cuánta gente se acerca a este lugar?

A.V: Hoy no llegaron muchas personas pero el jueves pasado alrededor de 200.

NCO: “¿Creés que esta situación se dio por los aumentos, la inflación que está viviendo el país?

A.V: “Es que la gente no llega, el jueves pasado me puse a hablar con los participantes y ellos mismo planteaban que por el aumento del gas y la luz, hay personas que les llegó una boleta de ocho mil pesos y que han llegado a pagarlo en cuotas. Es una necesidad que hay, está a la vista la necesidad de la gente, con solo ver la cantidad de personas que se reúnen en las plazas. En los intercambios se nota que hay necesidad, incluso en las redes sociales se publican y agradecen porque de esta manera logran llegar a fin de mes”.

Luego de conversar con Alejandra, NCO recorrió el local y se acercó a recoger la opinión de quienes llevan su mercadería para trocar.

NCO: “¿Por qué tenés que intercambiar mercadería por mercadería?”

Laura: “Porque las cosas no alcanzan, no hay plata. La verdad que uno no llega a fin de mes y hacemos esto de cambiar ropa por mercadería o lo que uno necesite para llevar a la casa”.

NCO: “¿Y le sirve hacer esto así?”

Estefanía: “Creo es una manera de ayudarse. No tocando la plata que necesitas para pagar los impuestos, ya que con mercadería no podés pagar servicios. Entonces, ya te desligas de eso, hacés un cambio y la gente se va acostumbrando a no desperdiciar nada. Por ejemplo, yo tengo una ropa que ya no uso y en vez de tenerla guardada o tirarla, la puedo hacer en harina, en aceite, productos que me permite alimentarme. Además, toda la gente está en lo mismo y se crea un ambiente en el que se ayudan entre todos. Así vas costeando otros gastos y las prioridades que hoy en día no podés pagar”.

En realidad, la gente no tendría que llegar a esto. Creo que nadie quiere levantarse una mañana y decir ‘voy a llevar algo mío y cambiarlo por algo para comer’. En realidad no es algo que todos quieran hacer, pero lo entienden y les sirve y al entender que sirve es una manera de poder salir adelante”.

NCO: “¿Pero creen que es justo hacer estos intercambios?”

Estefanía: “Lo justo sería que uno no tenga que ir a buscar comida afuera, lo justo sería que el Estado se haga cargo de que uno pueda trabajar y saber que con eso va a llegar a cumplir con todo los servicios. Dentro de lo normal, ni con mucho lujo pero tampoco con faltas. No es justo, pero es la realidad”. 

Tags

Diario NCO

NCO es el Diario de la Matanza, Noticias Con Objetividad hace más de 25 años con vos.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comentarios con Facebook

Close