FOTOTITULARES

Preocupación por caída de consumo y despidos masivos

Preocupación por caída de consumo y despidos masivos
Gustavo Romero, licenciado en Relaciones Laborales.

El licenciado en Relaciones Laborales, Gustavo Romero, explicó a Diario NCO algunos puntos centrales de la economía actual en la Argentina, el porqué de las subas en las tarifas, los despidos masivos que se han sucedido en los últimos dos años y cómo cada movimiento que da el Poder Ejecutivo va en detrimento del pueblo trabajador.

Por Luis Fernández
Luchofernandez1992@gmail.com

“Lo que se busca, como en otros momentos de la historia, es bajar el costo de mano de obra. Con esto quieren favorecen a los empresarios dando licencia a despedir más barato, no es algo aislado, actúan en conjunto”, arremetió Romero.

El último relevamiento del CEPA (Centro de Economía Política Argentina) marca que durante los dos años y cuatro meses que lleva Mauricio Macri en el poder, se han perdido más de 250 mil puestos de trabajo. La industria fue la más perjudicada, con el 53,8 por ciento de los casos, seguidos por los de la construcción, con el 34,8.

El licenciado continuó su explicación y detalló cómo es el trabajo en conjunto que se realiza desde el sector empresarial para abaratar los costos de la mano de obra asalariada, al puntualizar que “primero se despiden trabajadores del sector público. Con esto provocan que haya mano de obra dando vueltas en el mercado, volátil, bastante desesperada por conseguir trabajo, que no puede absorber el sector privado”.

Luego, desmenuzó aún más esta estrategia al especificar que al subir el precio del dólar y por ende se genere una devaluación de la moneda, más el aumento exponencial de los servicios, todo eso en conjunto provoca que la gente consuma menos porque todo le sale más caro. Entonces si no hay consumo, no hay producción de bienes y servicios, lo que ataca también al empleo en general.

“A la masa salarial existente le ponen techo de paritaria inferior a la inflación. Entonces este es un avance más, en contra de los derechos de los trabajadores. Quieren favorecer al empresario, es un Gobierno que favorece a los que más tienen. En definitiva, el objetivo es claro: abaratar costos de mano de obra y despedir con facilidad”, concluyó Romero.

La reforma que se viene

El panorama que se avecina para los meses de junio y julio para el pueblo trabajador no es para nada alentador. Desde el Ejecutivo y través de su representación en el Congreso, se buscará sancionar el proyecto de ley de la Reforma Laboral. En él se plantean varios puntos importantes: se busca extender la jornada laboral de ocho a diez horas. Desde el convenio de la OIT de 1919 que la jornada de trabajo consta de ocho horas.

Además, la indemnización por despido sin causa, en la actualidad, incluye aguinaldo, horas extras, comisiones, premios, compensaciones de gastos e ítems no periódicos. Pero con la reforma que se avecina, estos puntos no estarían incluidos y el resarcimiento tan solo se calcularía sobre el sueldo básico del trabajador.

Y finalmente, otro de los puntos más importantes de este cambio es el que refiere a la creación de un Fondo de Cese Laboral, en el que se crea una caja común en la que el empleado aporta para pagar su propio despido cuando eso ocurra, eliminándose indemnizaciones extras y multas. Actualmente, la patronal paga resarcimiento extras si no registró al trabajador y hasta tres sueldos de multa en caso de no entregar certificado de trabajo al subordinado.

Paritarias pierden frente a la inflación

Si algo afectó con dureza a los bolsillos de la gente en los últimos dos años fue la inflación. Durante 2016 la misma, según datos del INDEC, se situó en el 40,9 por ciento, pico máximo de aumento desde el año 2002, aunque consultoras privadas aseguraron que fue cercana al 45. En tanto que, el promedio general de las paritarias de ese año estuvo rondando el 30 por ciento.

Al año siguiente la dinámica de paritarias a la baja se mantuvo. Mientras la inflación fue del 25 por ciento, las negociaciones salariales se ubicaron cinco puntos por debajo. En dos años el salario de un trabajador se depreció en por lo menos 16 puntos, lo que explica la pronunciada baja en el consumo que se ha dado en el último tiempo.

Para el 2018 el camino parece trazarse hacia el mismo lugar. Con una inflación en abril que estará por encima de los dos puntos y un acumulado de 6,7 en los primeros tres meses del año y las paritarias en un techo de 15, se espera que nuevamente el sueldo del trabajador siga en franca caída.

 

 

Tags

Diario NCO

NCO es el Diario de la Matanza, Noticias Con Objetividad hace más de 25 años con vos.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comentarios con Facebook

Close