FOTOTITULARES

Línea 621 Una lucha sin fin

Línea 621 Una lucha sin fin

Línea 621 Una lucha sin fin

Luego de reiteradas juntas de firmas y llamadas a la empresa Transporte Ideal San Justo S.A, los vecinos de Ciudad Evita no obtuvieron respuesta a sus demandas y reclamaron, de forma inmediata, aumentar la cantidad de líneas con ramal “Ciudad Evita”, para reducir el tiempo de espera que, según señalaron los residentes, puede prolongarse hasta una o dos horas.

Por Nicolás Fasolino
Nicolasfasolino@hotmail.com

Tras varios años de reiteradas denuncias, un grupo de habitantes de Ciudad Evita advirtieron que no mejoró el servicio de la línea, ni en la frecuencia horaria, ni en el estado en el que se encuentran las instalaciones del colectivo. Hasta el momento no hubo respuestas de la empresa.

Se juntaron firmas, ya estamos cansados de estar esperando horas y horas el colectivo. Me da bastante bronca, porque encima que estás esperando en la parada, pasa por el medio de la calle y siguen de largo”, señaló Marcela, una de las vecinas que viaja todos los días en el colectivo para ir a trabajar, a lo cual agregó: “Llamamos a la empresa, dijeron que ya se iba a solucionar, pero parece que fue todo una cargada, nunca se solucionó nada”.

Por su parte, la iniciativa del reclamo no es algo nuevo, puesto que en 2013, ciudadanos de Ciudad Evita hicieron campaña vía Facebook exigiendo una pronta solución. No obstante, cinco años después, la situación es similar.

Producto de esto, Patricia, vecina y habitué del transporte público, recalcó: “El 621 no tiene horarios para pasar. Mis hijas cuando iban a la facultad lo tomaban, hay colectivos que están todos agujereados, llovía dentro del colectivo, están todos rotos, no se puede viajar”.

Cabe destacar que el 621 es uno de los pocos y principales transportes que permite a los habitantes transitar a otras ciudades de La Matanza, pese a que muchos ciudadanos optan por realizar diferentes combinaciones de colectivos o gastan su dinero en transportes privados para evitar la ardua espera.

Nosotros en la ciudad no tenemos muchas líneas de colectivos, esta es la principal, es la que lleva a muchos jóvenes a la Universidad de La Matanza, a Ramos Mejía y estamos muy limitados”, señaló Natalia, otra de las vecinas que adhirió: “La calidad de los colectivos están en unas condiciones deplorables, viendo que otras líneas se han actualizado, han cambiado los colectivos. Esta línea en particular no, están en deplorables condiciones.”

Por otro lado, los fines de semana el servicio llega a demorar más tiempo y a veces modifica su trayecto, el cual inicia en Ciudad Evita y puede terminar frente al Shopping de San Justo, sin completar su recorrido en Ramos Mejía, donde está la estación del Ferrocarril Sarmiento, el cual es fundamental para movilizarse a otras ciudades estratégicas del Conurbano Bonaerense y de Capital Federal.

Si bien los vecinos evaluaron varias posibilidades de transportes alternativos, como alquilar combis privadas que realicen determinados viajes o exigir a la Municipalidad la inclusión de una nueva línea, la insistencia no decae y reorganizarán una nueva junta de firmas para buscar, de una vez por todas, la tan ansiada solución.

NOTA Publicada en NCO en el año 2014

Malestar: El desafío de viajar en el colectivo 621

Por: Verónica Bustos
vernonicaelizabethbustos@hotmail.com

Reclaman por la regularización del transporte ”, perteneciente a la Empresa Transporte Ideal de San Justo, dado que la unidad  pasa por la zona cada 70 minutos, generando como consecuencia, diversos tipos de problemas a los habitantes de esta localidad que quieren llegar en horario a sus trabajos, colegios, o a la misma Universidad de La Matanza y no encuentran alternativas para hacerlo.

Unidades vetustas y sucias

El primer problema que afrontan los pasajeros de la línea de transporte 621 ramal “Ciudad Evita es el estado de emergencia en el que se encuentran sus unidades. “Me levanto a las 5 de la mañana y a la ida tardo una hora y media casi dos “, relató una entrevistada que aseguró haber presentado denuncias en el HCD.

La inseguridad

Sin embargo, ese no es el peor problema que tienen que afrontar los pasajeros, cuentan que la línea “se encuentra en estado de emergencia” y en ese sentido señalan “la situación de estrés y desesperación”, a la que son sometidos por los largos períodos de espera en la parada del colectivo y que los convierte en víctimas de la inseguridad”.

La odisea

 

Una empleada municipal, de alta jerarquía que presta funciones en una de las secretaría más importantes, enumeró los contratiempos: El primer problema es que el colectivo se digne a salir o pasar en el horario establecido, porque  esperarlo se convierte en un suplicio, saber a qué hora llegará es una tarea de adivinos y para frutilla del postre tenemos que estar expectantes en la parada para evitar que nos roben”, narró como si se tratara de una película de terror.  “Algunas veces llamo a mi jefe y le digo  que “me vuelvo a mi casa porque hace más de 1 hora que espero y no llega el colectivo, se ve que se les rompió la unidad”, grafica Adela, que  a estas alturas ya perdió el premio por presentismo y asegura que “no gastaré mi sueldo en remis”.

Al preparar este informe, pudimos advertir que el problema afecta a todos por igual. Dialogando con personal de jerarquía de la Secretaría de Adicciones del municipio, nos relataban los mismos percances: “cuando llueve tenés que abrir el paraguas adentro del colectivo porque gotea más que afuera”, agregó.

Los reclamos

 

Llegar a destino con la ropa sana es otro de los desafíos a los que se enfrentan los vecinos cuando no queda más alternativa que viajar en este ramal, “cuando te levantás del asiento te percatás que tu ropa se enganchó en los clavos del asiento, cuando se lo decís al chofer, este te contesta de mala manera: -haga la denuncia-

 Preguntas sin respuestas

Todo este cóctel de factores transforma el viaje diario en una verdadera odisea ¿ ningún organismo del estado controla que se cumplan con los servicios establecidos? saber a qué hora llegará el colectivo ni dios lo sabe, no cumplen con los horarios, ponen en servicio las peores unidades que poseen y los choferes en su gran mayoría nos tratan como si fuéramos los culpables que ellos tengan que prestar el servicio para trasladar a un montón de gente que se les ocurre ir a trabajar porque no tiene nada para hacer en la vida. Esta es la triste realidad que tienen que sufrir los usuarios a diario y sin solución a la vista para todos estos problemas.

No obstante, desde NCO por segunda vez abordamos la problemática esperando una pronta respuesta desde los órganos de contralor, el precio del boleto es el mismo en la ciudad de Buenos Aires y en Ciudad Evita, entonces la pregunta es ¿Por qué hay ciudadanos de primera y de segunda?…

 

 

 

Tags

Diario NCO

NCO es el Diario de la Matanza, Noticias Con Objetividad hace más de 25 años con vos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook

Close