FOTOTITULARES

Denuncian estafa a familia de niño electrodependiente

Denuncian estafa a familia de niño electrodependiente

Se trata de Enzo Sabate, un chico de siete años que vive en Gregorio de Laferrere y que necesita una habitación especial. Su familia depositó dinero para los materiales en el Corralón El Ombú, que cerró y sus dueños se dieron a la fuga, según denunciaron. “Ya no tengo ganas de seguir luchando”, lamentó a Diario NCO Perla Herrera, madre del pequeño.

Por: Daiana Vargas
debdaiana@gmail.com

La familia de Enzo Sabate, un nene de siete años con Síndrome de Down que necesita conectarse a un respirador artificial para vivir, aseguró que el comercio El Ombú, ubicado en Isidro Casanova, los estafó y se quedó con la suma de dinero que estaba destinada a la construcción de una habitación especial para su hijo.

En el 2016 el “Club de Chicos Especiales” de Gregorio de Laferrere organizó una maratón en la cual se recaudaron 16 mil pesos, con una donación de una orden de compra de materiales para construir un cuarto acorde a los cuidados de Enzo.

Si bien algunas tandas de materiales fueron retiradas del Corralón por partes, la familia del nene matancero, al no contar con mano de obra, perdió más dinero que lo que pudieron retirar en materiales.

“Los materiales eran para hacer el contrapiso, los cimientos, columnas y demás. Esta orden era para comprarlos en el Corralón El Ombú, pusimos todo el dinero ahí”, sostuvo la madre y agregó: “El corralón era conocido hace años, jamás pensé que pasaría esto”.

“Me presenté a la fiscalía como damnificada, algunos allegados al corralón se contactaron y me prometieron ayuda, pero pasaron los días y no tengo noticias, ya no tengo ganas de seguir luchando”, lamentó a Diario NCO.

“La verdad que no tengo dinero para contratar un abogado y esperar dos años para que se resuelva esto. Mientras tanto la habitación de Enzo está sin terminar y la necesita ya”, exasperó Perla.

Qué padece Enzo

El pequeño nació prematuro a las 26 semanas de gestación con Síndrome de Down y pesando tan solo 1,4 kilos en Gregorio de Laferrere. A los pocos días de nacer, sufrió una infección respiratoria que le provocó una displasia en su pulmón izquierdo, producto de la presión del respirador.

Luego de ese evento, Enzo fue traqueotomizado a los 45 días y siguió a la espera del aumento de peso, para poder trasladarse finalmente a su hogar con su madre hasta que finalmente lo consiguió.

Como si esto fuera poco, en el trayecto a su hogar, Enzo se desconectó del respirador sin que nadie se diera cuenta y estuvo sin oxígeno durante 15 minutos, sufriendo un paro cardiorrespiratorio que provocó una encefalopatía crónica no evolutiva, es decir, que partes de su cerebro no tienen actividad.

Como consecuencias del suceso, el sistema motor y la visión del pequeño se vieron afectados y produjo un retraso en su evolución, además de tener complicaciones propias del Síndrome de Down, como una mala formación en los intestinos e hipotiroidismo, por ejemplo.

Esperanza perdida

A pesar de todo, la primera habitación del niño se consiguió con esfuerzo y solidaridad de familiares y vecinos que colaboraron para construir un espacio acorde a las necesidades de Enzo. “Él necesita una habitación seca, revocada, con piso de cerámica y un baño instalado con agua corriente para poder mantener la higiene”, manifestó Perla.

“Mi casa es viejita, tengo paredes que están tomadas por la humedad y están agrietadas. La habitación de Enzo se fue deteriorando con el tiempo y esto provocaba que tuviera neumonías constantes. En el 2012 llegó a sufrir cinco neumonías”, comentó Perla.

“En 2014 a través de un subsidio que conseguimos pudimos acondicionar lo que sería mi pieza, que es un poco más grande, pero también se deterioró por la humedad y decidimos empezar una campaña para hacerle la habitación a mi hijo como la necesita”, sumó.

“Ahora en lo que iba a ser su pieza teníamos que instalar un baño y mejorar las condiciones porque al estar conectado a un respirador, no podemos trasladarlo”, señaló su madre, a lo que añadió: “En abril las enfermeras pintaron las paredes de su piecita para festejarle su cumpleañitos. Ahora con todas estas lluvias otra vez están llenas de humedad, me entristece muchísimo porque eso lo enferma”.

Pese al drama vivido, Perla agradece toda la solidaridad y ayuda que ha recibido a lo largo del tiempo, pero se lamenta al no poder progresar. “Está todo muy complicado porque no alcanza la plata a fin de mes. Los materiales que compramos ya no valen lo que en ese momento valían. Esto me ha desahuciado totalmente”, concluyó.

Tags

Diario NCO

NCO es el Diario de la Matanza, Noticias Con Objetividad hace más de 25 años con vos.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comentarios con Facebook

Close