N° de Edición 6465
FOTOTITULARES

Cresta Roja: los trabajadores trasladaron la protesta al municipio de Ezeiza

Cresta Roja: los trabajadores trasladaron la protesta al municipio de Ezeiza.

(ACTUALIZACIÓN) Este martes, los trabajadores de las plantas 1 y 2 de Cresta Roja emitieron un comunicado en el que informaron que decidieron en asamblea trasladar su reclamo a las inmediaciones del edificio municipal de Ezeiza, ubicado en Ruta 205 y Nicolás Avellaneda.

La medida fue tomada, detallaron, porque “no solo gendarmería se encuentra impidiendo la protesta, sino que se han hecho presentes distintas fuerzas en la Ruta 205: infantería, policía montada, PSA, policía motorizada y policía local. Tenemos un desalojo represivo y lo que es más importante, nuestro derecho a reclamar nuestra fuente de trabajo. Queremos poder llevar el pan a nuestras familias”.

Por Valeria Adámoli

valeriadiarionco@gmail.com

Twitter: @ValeDiarioNCO

Ayer, en diálogo con Diario NCO, uno de los operarios de la empresa ubicada en Tristán Suárez, Walter Leguizamón, contó que se les adeuda su sueldo desde hace cinco meses y que 600 empleados podrían quedar sin su fuente laboral.

También, señaló que la cuestión económica que los aqueja produjo que algunos compañeros no puedan pagar ni siquiera alquiler. A modo de resumen de la situación que están atravesando, sentenció: “Estamos totalmente quebrados”.

En relación al conflicto, puntualizó que “la raíz del problema se ocasiona en 2015 cuando presentan la quiebra. La compra Proteinsa, un consorcio de empresas vinculado al Gobierno, por 121 millones de dólares, que la jueza que interviene en la causa, Valeria Pérez Casado del juzgado Nº18, nos dijo que en cuanto se vendiera la planta nos iban a indemnizar por los años anteriores, (pero) nunca nos indemnizaron”.

Pese a esto, contó que con la empresa trabajaron durante tres años, “hasta el día de la fecha”. Sin embargo, “a partir de enero pasado dejamos de percibir los haberes. No nos pagan hace casi cinco meses el sueldo”, dijo y añadió que tampoco les enviaron “telegramas de despido ni nada”. En este punto, agregó que los empleados de todos modos solicitan el recibo de sueldo por la obra social, pero que lo firman en disconformidad por falta de cobro.

“La solución que supuestamente encontró la jueza a este problema era volverla a vender, creo que a 80 millones, menos de lo que la había vendido en ese momento, a Wade. Este es un consorcio de la empresa avícola Tres Arroyos. Esta empresa lo que quiere hacer es implementar un plan operativo de entrar tres tandas de 200 personas, o sea entrarían 200 ahora, 200 en septiembre y el año que viene entrarían las otras 200”, explicó.

De este modo, cuenta Leguizamón, que 600 personas se quedarían sin su fuente laboral. Así, a la angustia se agrega la incertidumbre debido a que “es una lotería porque nadie sabe quién va a quedar efectivo, quién va a quedar trabajando a convenio sin reconocimiento de los tres años que ya llevamos” y quién podría quedar sin empleo.

“Las 600 personas que quedarían afuera, el Gobierno les daría una mano a la empresa para darnos 10 mil pesos por mes hasta junio del año que viene. O sea que no percibiríamos indemnizaciones ni nada. Estaríamos cobrando un Repro hasta el año que viene”, detalló.

Asimismo, aclaró que las 600 personas que quedarían afuera, “una vez cobrados los 10 mil pesos, porque quiere decir que vos aceptás el plan operativo, en junio del año que viene se corta y ya te quedás sin trabajo. Si no entraste hasta el año que viene, ya no entrás más”.

Sin embargo, los trabajadores de Cresta Roja rechazan esta posible medida: “Nosotros no queremos ninguna subvención del Gobierno, nada, queremos que se nos tome a trabajar o en su defecto que nos indemnicen”.

Por último, con respecto a cómo hacen frente a esta situación, Leguizamón reconoció: “Estamos totalmente fundidos porque ahora aumentaron los impuestos. No podemos pagarlos y hay gente que perdió la casa por el tema de alquiler. Se complica a full. Estamos totalmente quebrados”.

El miércoles pasado, cuando se encontraban acampando en las inmediaciones de la empresa ubicada en Tristán Suárez, la gendarmería desalojó el lugar. La medida de fuerza de los empleados era a modo de reclamo por salarios adeudados y pedido de reincorporaciones.

En diálogo con el programa La Mañana con Víctor Hugo, por AM 750, Silvio, uno de los trabajadores había mencionado que durante “los últimos seis meses, tuvimos irregularidades en lo que son vacaciones, salarios, problemas con las asignaciones familiares”.

“Nosotros, supuestamente hoy tenemos un sueldo de 32600 pesos que figura en Anses, cuando desde hace cuatro meses no cobramos. Lo último que nos han depositado, que tampoco sabemos de dónde viene, son cuatro mil pesos”, detalló.

El hombre rompió en llanto cuando solicitaba volver a trabajar y a cobrar su salario como era anteriormente: “Nosotros no pedimos ningún plan social, no pedimos nada, solamente queremos que nos devuelvan el trabajo y cobrar. Duele mucho, yo tengo dos hijos”.

 

Tags

DiarioNCO

Diario NCO Noticias Con objetividad. 25 Años acompañando la vida de los matanceros

Artículos Relacionados

Close