FOTOTITULARES

CABA: la Salud Pública en jaque

CABA: la Salud Pública en jaque
El gobierno de la ciudad de Buenos Aires presento un proyecto en la legislatura para el cierre y traslados de 4 centros de salud públicos, uno de ellos es el Hospital Oncológico, Marie Curie, un lugar especializado en este tema y de referencia nacional.

El jueves 10 de mayo centenares de pacientes, trabajadores, profesionales y familiares se congregaron en el jardín del Hospital Oncológico hacia la Avenida Patricias Argentinas.

Por Salud Popular –
Colectivo Contrahegemónico


Denuncian que el gobierno de la Ciudad ahogó la institución y se oponen a su traslado al proyectado Complejo Hospitalario Sur, en los terrenos del Hospital F. Muñiz, en Parque Patricios
.

Un grupo de trabajadores de salud de CABA envió este documento al Diario NCO denunciando la iniciativa en perjuicio de los hospitales públicos de la Ciudad.

· 

El PRO quiere avanzar contra la salud pública en la ciudad

El gobierno de Ciudad de Buenos Aires de Rodríguez Larreta presentó un proyecto que planifica el cierre y el traslado de 4 hospitales y centros especializados, con posterior unificación en el predio del Hospital Muñiz en Parque Patricios. Los antecedentes directos datan del 2008 con la presentación de una iniciativa similar y el veto de la Ley de Protección del Patrimonio del Hospital Muniz en 2010, por parte del ex jefe de gobierno de la ciudad, Mauricio Macri.

El proyecto “Complejo Hospitalario Sur” prevé la venta de los edificios y terrenos de los Hospitales Marie Curie (oncología), Ferrer (rehabilitación respiratoria), Udaondo (gastroenterología) y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP); el achicamiento del Htal. Muñiz (infectología) y la integración en un único hospital general de agudos de alta complejidad. En esta nueva institución, además, funcionarían el Instituto de Transplante y el Banco de Drogas Oncológicas de Bueno Aires.
CABA: la Salud Pública en jaque

Durante la obra, el gobierno de la ciudad planifica demoler los pabellones centrales del Muñiz (laboratorio, farmacia, ambulatorio) y dejarlo con sólo 150 de sus 350 camas para destinar al futuro Complejo un total de 500: 100 para pacientes críticos, 50 para pacientes crónicos y 350 para pacientes generales. Estipula que la obra costará 160 millones de dólares, que se pagarán en parte con la venta de los otros cuatro hospitales (valuados en total en casi 124 millones de dólares). En base a los objetivos de maximizar el ajuste para bajar el gasto público, el proyecto enarbola un supuesto “ahorro” de 208 millones de pesos por no mantener en funcionamiento los 5 hospitales por separado.

El gobierno evalúa dos formas de financiamiento: el modelo de Participación Público-Privada (PPP), de dudosa eficiencia y con un marco regulatorio flexible que podría habilitar a negociados inmobiliarios del sector privado. Por otro lado, plantea el financiamiento público propio o a través organismos multilaterales de crédito; ambos apoyados en la venta de los hospitales.

Entre las cuestiones no aclaradas para el “Complejo Hospitalario Sur” están el programa médico, qué estaría orientado en cuidados progresivos, pero aún no cuenta con la aprobación de las direcciones actuales de los hospitales qué perderían autonomía al transformarse en subsecretarías. Entre las “desventajas”, el Ministerio de Salud de la Ciudad incluye la necesidad “acuerdos políticos con los gremios por el solapamiento de todas las estructuras jerárquicas” y un “plan para evitar los motivos de judicialización más probables”.

Esta iniciativa, que se presenta como “novedosa y superadora”, nos permite dudar de ello y ser críticos sobre varios puntos teniendo en cuenta los aires neoliberales que se respiran en materia de políticas sociales desde hace 10 años en la ciudad. Entre ellos, el destino de la venta de los terrenos y un claro avasallamiento de la identidad y la historia de instituciones sanitarias de referencia nacional. Asimismo, puede implicar una reducción de la cantidad y calidad de los servicios qué tiene conexión con el nuevo paradigma sanitario que impuso el gobierno nacional por decreto: la Cobertura Universal de Salud (Cobertura Porteña, en este caso).

El sello de la CUS encierra una reducción del presupuesto en salud (plasmado en la lógica del “ahorro”) y un claro ataque a lxs trabajadorxs a través de reducción de la planta, mayor precarización laboral y la imposición de un modelo de trabajo qué describen cómo “integrado en recursos humanos y centrado en la productividad”.


Desde el Colectivo Contrahegemónico Salud Popular acompañamos las iniciativas de lxs trabajadorxs del Hospital Marie Curie qué convocaron hoy, a pacientes, familiares y médicos a un abrazo colectivo para denunciar el proyecto. El 15 de mayo a las 11 hs. la misma actividad se repetirá en el Instituto de Rehabilitación Psicofísica.

¡NO a los negociados inmobiliarios con hospitales!

¡NO al vaciamiento de la salud pública en la ciudad!

Mejoramiento integral y ampliación de los actuales hospitales y centros especializados de la ciudad

¡La salud no puede ser mercancía!

En defensa de la salud pública, universal, gratuita, equitativa y de calidad con participación popular.

¡El Curie no se va! ¡Defendamos La salud pública!

Tags

Diario NCO

NCO es el Diario de la Matanza, Noticias Con Objetividad hace más de 25 años con vos.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comentarios con Facebook

Close